Mandar un mensaje claro, la voz de un youtuber

Adán Rodríguez Publicado 2017-02-17 01:12:26

 
Camino al downtown de Chicago. Foto: Alma Domínguez

Varias ciudades de Estados Unidos vivieron el día de ayer “Un día sin inmigrantes”, una movilización que se organizó prácticamente de un día para el otro. La convocatoria se originó a través de las redes sociales, con un volante se le hacía un llamado a la comunidad hispanohablante a que se uniera a un paro laboral fechado para el día 16 de febrero. No se sabe quién diseñó el volante o a qué organización adjudicárselo. Este llamado a la comunidad inmigrante agarró fuerza cuando se viralizó un video solicitando apoyo y colaboración a la comunidad. El objetivo era simple: denunciar la política antiinmigrantista del presidente Donald Trump.

Algunos establecimientos comerciales se sumaron a este movimiento: dueños de supermercados y negocios en general cerraron sus puertas todo el día para demostrar solidaridad con los hermanos inmigrantes. Muchos padres de familia decidieron no mandar sus hijos a las aulas escolares en apoyo a esta movilización. Pero hubo algunas personas que estuvieron en desacuerdo con este paro laboral porque supuestamente estaba muy desorganizado. Uno que otro opinó que este tipo de eventos debe estar mejor organizado con meses de anticipación para que la energía del evento fuera diferente. Otras personas mencionaron que no importó que esto haya sucedido de un día para el otro, lo que importó fue la unidad y el apoyo de la comunidad ya que nuestras familias son propensas a pagar los “platos rotos” por las medidas drásticas antiinmigrantes que ha tomado el nuevo presidente de Estados Unidos.

 


Un día sin inmigrantes trabajadores. Foto: Alma Domínguez

 

La Ciudad de los Vientos también se unió a esta manifestación pacífica para apoyar a los inmigrantes. Activistas locales convocaron a una reunión que se convirtió en marcha en el Union Park, en el oeste de la ciudad. No se tienen los números exactos de cuanta gente asistió, pero se calcula que sí había presente más de 3,000 mil personas. Todo marchó como se esperaba, no hubo conflictos ni tampoco arrestos, pero sí se pudo haber organizado mejor. Lo negativo de esta marcha fue la mala organización de la gente. Algunas personas querían ir al frente bloqueando la cobertura de los medios de comunicación. Se les repitó varias veces que se acomodaron detrás del cartelón que lideraba la marcha y no hicieron caso. Ese fue el único error que se pudo notar de esta marcha, que se justifica claro por no haberla organizado a su debido tiempo. Pero a pesar de eso, la marcha tuvo sus puntos buenos: demostrar la unión de la comunidad. Varios participantes eran de diferentes países de Latinoamérica, algunos portaban las banderas de sus países y se hacía presentes. Esto resaltó de la marcha, que a pesar de nuestras diferencias geográficas, cuando se convoca a este tipo de causas la comunidad sí apoya porque todos somos inmigrantes.

Después de este “Día sin inmigrantes” que se extendió por Estados Unidos —y que se realizaron una que otra marcha en otras ciudades del país— las preguntas que me saltan son las siguientes: ¿Qué va a pasar ahora? ¿Cuál es el siguiente paso a seguir? Muchas personas que no participaron —pero que sí se toman el derecho a criticar— argumentan: “de todos modos no van a solucionar nada”. ¡Qué equivocados están! Todo esto se hizo con el propósito de mandarle un mensaje claro y directo al presidente de Estados Unidos y a la ciudadanía. Los inmigrantes vamos a seguir peleando por nuestros derechos, solamente queremos respeto y dignidad hacia nuestras personas. La ciudadanía que no nos quiere en el país y el nuevo gobierno deberían de entendernos, de comprender las razones por las cuales estamos aquí y no apuntar dedos sólo en las cosas malas que hacemos sino también apreciar y valorizar lo que hacemos por la nación. Nosotros también tenemos el derecho a vivir el “Sueño Americano” por todo lo que aportamos a esta gran nación. ¿Acaso no tenemos el derecho a la vida, el derecho a la libertad y el derecho a encontrar la felicidad? ¿Acaso no es eso lo que declara la Constitución de Estados Unidos de América?

 


Concentración en la Plaza Federal de Chicago. Foto: El BeiSMan

Adán Rodríguez es youtuber y se le conoce como El Pelón de Chicago. Fue uno de los que convocó a la marcha a través de las redes sociales. Se graduó de trabajador social en el Colegio San Agustín de Chicago.

 


Video original de El Pelón de Chicago que lleva más de cinco millones de visitas y casi 200 mil personas lo han compartido.

 

Comentarios



De interés

Blogs

Cool2ra

I Love/Fuck Morrissey and The Smiths: Ni de Aquí, Ni de Allá

Miguel Jiménez - 2017-08-06

Avantist making a difference

Michelle Ramírez - 2017-08-06

Irredentos beatlemaniacos

Raúl Caballero - 2017-08-01

Files

Find Us On Facebook