Poemas de Iliana Hernández Arce

Publicado 2017-07-03 07:31:29

 
Photo: Robert Maplethorpe

 

Credo del amor precipitado

 

tú apareces,

tú me desnudas,

tú me ardes     me descolocas

tú meces gloriosamente tu cuerpo

tú escribes mi pasión con buena letra

tú desatas mis sentidos     serena llama desmoronada

tú provocas oleajes que golpean contra los muros y hasta la médula

tú viajas mis espacios transparentes     nadas en mis aguas tibias,

tú ardes desatado   como gato apocalíptico

tú despiertas los gritos que me habitan

tu cuerpo es arrogante turbulencia en el desierto

tú me caminas entre la rojura del trébol verde

tú boca entra en mi boca

tú me cubres de constelaciones

tú me quemas     me requemas   me ardes

tu centro aturde mi vida   abre la corola del mundo

ave que se ahoga en las profundidades

se pierde en la gruta de carne viva

tú me danzas de placer     dentro y fuera

tú me recuerdas mi sabor

triunfas   me envenenas     dejas mis calles recaminadas

y después de borrar todos los cuerpos de mi cuerpo

tu cuerpo queda como en el séptimo día

 

 ∴

 

Relámpago inmediato

 

El beso no volverá a ser nunca sólo un beso

los labios se han cruzado en relámpago inmediato

su vuelo de aire estremecido

quedará sembrado     en la memoria de un ciego

 

Sonará el crujir de la boca desnuda

como mordedura detrás de los ojos

se abrirán innumerables     las capas de la piel

hasta las sombras de los labios serán besadas

 

y todo quedará abierto   labios   carne   espasmos.

 

 ∴

 

Primer manifiesto del amor extraviado

 

Serán locura   el ojo   el tacto   el oído  

Después de situarse en el lugar del no tiempo

dónde se abrirán los cuerpos en el estado más receptivo

 

Serán capaces de abandonarse  

hasta perder la cuenta de quién es cuál saliva

o cuántas gotas de sudor son de quién

se harán saltar en pedazos

antes de elevarse

se abandonarán en ese bosque encendido  

 

Sin vacilación     se inmolarán en la sagrada fiebre  

morirán sepultados uno dentro del otro  

para palpar   lengüetear   arañar

 

De ese incendio sólo quedarán cenizas para olvidar el frío

y después de compartir fluidos   no olvidarán sus nombres.

 

∴ 

 

Historia bajo la falda

 

Pasa la mano bajo la sombra

llega suave hasta la estación sonrojada

quédate ahí de golpe     que nada interrumpa

los dedos en la cerradura

déjame sentir el fogonazo

hasta que la rosa se ahogue en espesos ríos

 

acércame al peligro de vivir de nuevo

quiero lamer tu mano.

 

 

Pies de gato

 

Recuerdas la Brasilia verde   escondida entre las cortinas de un hotel     las luces polvorosas cayendo como tacto     ¿y el aire entregado a las llamas?     Cerraba los ojos mientras devorabas mi cuerpo sin preámbulos     enardecida   apenas podía contener el pecho y las piernas     que tomaban partido en el baile convulso     la luz que atravesaba los cristales de las ventanas     propagaba un fuego naranja que se retorcía como nosotros     y ascendía hasta las estrellas para borrar rastros de humo. En la agitación extenuada     ante ese espejo que pulimos cada noche     abrimos diez mil ojos a la piel     hasta quedar con la carne deshuesada     no bastaron la lengua     ni las sábanas inflamables     fuimos Lázaros que se levantaron     una y otra vez     hasta que logramos descascarar los tres pies del gato.

 

Iliana Hernández Arce. Nació en Guadalajara, Jalisco. Licenciada en Psicología, Maestría en Terapia psicoanalítica, Maestría en letras de Jalisco. Diplomado en SOGEM. Con el libro de cuentos Suicidario, ganó la Beca 2013 del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Jalisco, Relámpago inmediato (2017) Ediciones de la noche. Ha publicado en revistas nacionales e internacionales. Docente en SOGEM, Coordina el Taller de poesía La calle de Cervantes, Conduce el programa de radio Poesía on the Rocks en C7 Sistema Jalisciense de radio y Televisión.

Comentarios



De interés

Blogs

Cool2ra

Nelson Algren y Simone de Beauvoir: un idilio literario

Antonio Zavala - 2017-07-03

Files

Find Us On Facebook