iLe: un concepto musical muy personal

Franky Piña Publicado 2017-08-17 05:10:00

 
iLe

iLe es música y es conciencia. Es voz que brilla en el escenario. Es la conjunción entre la tradición y la prontitud del tempo de su tiempo. Busca y busca con el oído y con la exquisitez de su voz ha ido encontrando un camino. Es creadora de sus propias letras e intérprete de otras voces, de otras vidas. En la letra y la música de las canciones que hace suyas, encontramos una miga de ese gran universo que es la condición humana: el amor, la soledad, la dignidad, el arte, la alegría de la vida.

iLe creció en la isla de Puerto Rico entre tonos y notas intergeneracionales como sucede en muchas familias: numerosas y de gustos diversos. En su caso, ella se inició en la música desde niña: “yo era la más pequeña en la casa en donde nos criamos, era la Calle 13. Ahí pude absorber toda esa librería musical que estaba estudiando sin darme cuenta”, comenta en entrevista. A los siete años comenzó a estudiar piano en el conservatorio; asimismo disfrutaba de esa amalgama de “géneros musicales envueltos en casa: boleros, rock, merengue…”. Con el paso de los años fue absorbiendo una cultura musical vasta y un día sus hermanos la invitaron a ser parte de Calle 13.

Al adentrarse en la icónica agrupación, iLe comenzó a conocer un mundo diferente al de las aulas escolares. “Comencé a aprender otra información que no estaba aprendiendo en la escuela porque viajar a otro país y conocer otras culturas es mucho aprendizaje. En el escenario aprendí a desarrollarme artísticamente al lado de mi familia”. Fueron sus hermanos —René Pérez Jogkar, Residente, y Eduardo José Cabra Martínez, Visitante— quienes intentaron impulsarla como solita, pero optó por la paciencia y se contuvo. “Me tomé mi tiempo antes de sentir esa necesidad de comunicar mis sentimientos a través de la música”. 

Y un día en el dominio astral de Géminis, el 3 de junio de 2016, salió iLevitable, su primer disco. El concepto fue producto de un equipo; pero fue agarrando forma y sabor a partir de composiciones propias —un concepto musical muy personal— y aunque también grabó canciones de otros compositores las hizo suyas. iLevitable es un prototipo musical  de lo que iLe es y de su origen. Ahí dejó plasmada “esa parte bien interna, personal y frágil del ser humano”. Decía José Saramago que nosotros somos lo que hacemos, pero también lo que los otros hacen. En iLevitable está iLe, pero también la otredad y parte de esa otredad está personificada en su abuela, Flor Amelia de Gracia, quien contribuyó con dos canciones en el disco. Una de ellas es “¿Quién eres tú?”: 

Quién eres tú
que has despertado mi dormido corazón.
Qué tienes tú
para que pierda toda la razón… 

Y es que Flor Amelia de Gracia tuvo mucho que ver en el proceso como intérprete de la nieta por el alto valor que le tenía a la música. Además le enseñó mucho y “ahora desde otro lugar con su energía le sigue enseñando de alguna manera”. De su abuela poeta, iLe ha ido descubriendo a otras escritoras, pero sobre todo le inspira lo que observa, lo que siente e incluso situaciones externas que aunque no le toquen en lo personal, se solidariza y le llegan. 

iLe ha incursionado en un viaje por el mundo con un pie en la música y el ojo bien afilado. Ha logrado exteriorizar sin pretensiones su sentir, la reflexión y el contexto histórico cultural que la han formado. Por ejemplo, al preguntarle sobre la canción “Te quiero con bugalú”, dice: “en los años sesenta muchos salseros se vieron obligados a jugar con el bugalú porque fue muy explosivo en su momento. A mí me pareció chévere hacerle un pequeño homenaje musical a este género que nació gracias a los puertorriqueños que vivían en Nueva York y mezclaron la salsa y el soul afroamericano. Al producir el disco me di cuenta que iba descubriendo diferentes lados de mí misma”. No se puede observar del todo sino se escucha, poeta sin ojos es como músico sin oídos.

La música no se puede desvincular del acontecer cotidiano ni de su entorno. A pesar —o tal vez por— la modernidad penosamente el ser humano pareciera hundirse y contener a los demás. Para iLe, la presencia femenina en la industria musical continúa pasando por situaciones difíciles y lamentables. “A veces pienso que estamos retrocediendo, no hemos avanzado a través de los años; por eso es importante expresarnos. Es lamentable que todavía seguimos luchando por nuestros derechos y por no ser devaluado de ninguna manera. Y espero que esto no solo sea una lucha de hombres sino de mujeres, niños y niñas, que sea algo colectivo. Tenemos que ir aceptándolo para poder transformar la sociedad”.

El papel de la música y el arte en la transformación social van de la mano. Y también “deberían reflejar el momento en el que estamos y las situaciones por las que pasamos. Pero sentimos que estamos en un momento avanzado, pero la realidad es que todavía hay muchas cosas muy conectadas al pasado que seguimos cargando con ese texto y tratamos de ocultar la realidad en la que vivimos. Pero hay muchas cosas que tenemos que mejorar como sociedad y para eso tenemos que partir del hecho de que todos somos distintos. Deberíamos tener el derecho de vivir felizmente y vivir sin la necedad de tener que imponernos nada sino que cada uno entienda y acepte nuestras diferencias, y las reconozca. Que todo mundo tenga el derecho de vivir en paz”.

Para llegar a tener el sentido común de iLe se requiere no ser tan común. La propuesta musical que nos ofrece es compleja como compleja es la realidad. De ahí su riqueza. Los músicos que la acompañan no son menos entregados que ella. En el escenario convergen la plenitud y la dicha, la zozobra y la esperanza, la ejecución precisa y la improvisación liberadora.

Franky Piña ha sido cofundador de varias revistas literarias en Chicago: Fe de erratas, zorros y erizos, Tropel Contratiempo. Es coautor del libro Rudy Lozano: His Life, His People (1991). Un cuento de Piña fue publicado en la antología Se habla español: Voces latinas en USA (2000) y Voces en el viento: Nuevas ficciones desde Chicago (1999). Es editor de los catálogos de arte: Marcos Raya: Fetishizing the Imaginary (2004), The Art of Gabriel Villa (2007), René Arceo: Between the Instinctive and the Rational (2010), Alfonso Piloto Nieves Ruiz: Sculpture (2014), Barberena: Master Prints (2016) y Raya: The Fetish of Pain (2017). Piña es director editorial de El BeiSMan.

Comentarios



De interés

Blogs

Cool2ra

Delicia de Coco

Carolina A. Herrera - 2017-11-27

Files

Find Us On Facebook